Los argentinos son muy conscientes de que el cambio climático es un problema del presente y que su mitigación debe ser una prioridad para el Gobierno. Además, hay un entendimiento generalizado de que el calentamiento de la atmósfera ya es fuente de problemas económicos.

A su vez, el apoyo al despliegue de las energías renovables trasciende grietas políticas, edades y sectores socioculturales, al tiempo que hay prácticamente un consenso de que el desarrollo económico no debe darse a expensas de los bosques, o del ambiente en general.

Esto lo revela un estudio realizado por Poliarquía Consultores para Periodistas por el Planeta (PxP). Los datos fueron recogidos entre el 27 y el 1 de agosto de 2021, en centros urbanos mayores a 10.000 habitantes. El margen de confiabilidad del sondeo es del 95% y el de error, del 2,81%. Algunas preguntas fueron comparadas con un sondeo anterior que realizamos durante la primera ola del Covid-19, en junio de 2020 (se puede consultar aquí).

Es hoy, no mañana

Durante la primera y la segunda ola de la pandemia, preguntamos si el cambio climático era un problema del presente, del futuro o si no era un dilema del que había que preocuparse. En junio de 2020, el 62% dijo que era una cuestión de hoy. Esa cifra subió al 70% un año más tarde. Es prácticamente insignificante la cantidad de argentinos que dice que el aumento de la temperatura terrestre no será una cuestión para atender.

Otra consulta que repetimos en las dos encuestas es si el cambio climático estaba afectando a la economía ya. En la primera oportunidad, el 73% respondió que sí. En la segunda, el porcentaje se elevó al 75%.

En cambio, al preguntar si la transformación de las condiciones atmosféricas afectarán la economía del futuro, el porcentaje se invirtió levemente. En 2020, el 80% dijo sí, en tanto, en agosto de 2021, el 78% lo hizo. En ambas ocasiones, el 73% de los entrevistados afirmó ser consciente de que la forma en que consumimos es responsable de los grandes cambios experimentados por el clima. Una gran mayoría sabe que la temperatura seguirá aumentando en los próximos años. En la primera ola, lo dijo el 68%. En la segunda, el 73%.

Ambiente o desarrollo

Puesto que se generó un debate entre diversos sectores sobre si se debía priorizar el ambiente o el desarrollo en la Argentina, le preguntamos a los encuestados si creían que las políticas de protección eran un obstáculo para el crecimiento económico. El 48% respondió que no; el 24%, que sí; mientras que el 28% restante declaró no saber lo suficiente como para contestar sobre el tema.

No obstante, un sólido 76% afirma que la lucha contra el cambio climático debe ser una prioridad del Gobierno hoy.

Asimismo, el 78% está algo o muy de acuerdo con que el despliegue de las energías renovables sea un tema urgente en la agenda. Ahora bien, cuando fuimos más específicos en la pregunta sobre si la Argentina debería priorizar su desarrollo energético en fósiles o renovables, el 55% se inclinó por las fuentes limpias y sólo el 9% por los hidrocarburos. El 25% señaló que deben impulsarse ambas.

Bosques nativos, muy importantes

La importancia de los bosques nativos es otro de los temas sobre el cual consultamos tanto durante la primera ola del Covid-19 como durante la segunda (se puede consultar la encuesta sobre bosques de 2020 aquí). En ambas ocasiones, el 76% de los que participaron en el estudio dijeron que los sistemas forestales del país son primordiales. Es más: el porcentaje que dijo que la deforestación del Gran Chaco Americano o de la Amazonía podría generar una nueva pandemia saltó del 37% al 52% de un año al otro.

Sigue siendo prácticamente unánime la opinión de que debe frenarse el avance del desmonte, ya sea para plantar cultivos de soja, criar ganado o hacer desarrollos inmobiliarios. En la primera ola, el 75% había respondido que estaba muy de acuerdo con esta afirmación. En la segunda, se amplió levemente al 78%.

A su vez, el 71% de los encuestados dijo que hay que recuperar toda el área de los bosques que fueron destruidos plantando árboles. Y apenas el 3% se mostró a favor de permitir la totalidad de las actividades económicas en estos ecosistemas. Por su parte, el 24% respondió afirmativamente a que se recupere una parte del monte y en otra se permitan ciertas actividades.

Por último, un dato que le va a interesar a los políticos, en estos tiempos de campaña electoral: el 87% de los encuestados se manifestó a favor de que el Gobierno nacional o que el Congreso tome acciones para frenar la deforestación.

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

¿Te gusta lo que estás leyendo? En nuestra newsletter, más material e información. Suscríbete :)